CAMPAÑA EN APOYO AL TREN DE CERCANÍAS, LÍNEA C-2

ASOCIACIÓN DE VECINOS ATALAYA DE CÁRTAMA

BUSCAR EN EL BLOG

lunes, 17 de febrero de 2014

CHARE DEL GUADALHORCE SIN ABRIR, ZONAS DEL CLÍNICO CERRADAS Y PACIENTES EN SILLONES.-

FUENTE. MÁLAGA HOY

Zonas cerradas, pacientes en sillones

Aprieta el frío, más pacientes demandan atención urgente en el Clínico, se llenan las plantas y se taponan las Urgencias. La historia se repite todos los inviernos. Y vuelven las denuncias sindicales de que mientras los enfermos esperan hasta 72 horas en Urgencias porque el hospital está lleno y los pacientes no pueden subir a planta porque no hay hueco, la dirección del centro, para ahorrar costes, mantiene áreas cerradas donde podrían habilitarse camas. El Sindicato de Enfermería (Satse) concreta en 54 las camas cerradas. A saber: 36 de la planta tercera y 18 de una zona de planta baja, próxima a las Urgencias. El hospital lo niega; dice que las camas que funcionaban en esas zonas están reubicadas en otras partes del edificio, de modo que no ha habido una merma de plazas. 

Haya camas cerradas o no, lo cierto es que la mitad de la tercera planta -de la torre en la que está Oncología- está sin uso. "Área en reformas. Estamos trabajando para mejorar nuestro hospital. Disculpen las molestias", reza un cartel sobre la puerta. A través del ojo de buey se ve el pasillo vacío de una zona en la que alguna vez hubo 36 camas. Según Francisco Reina, delegado de Satse, esa parte del hospital lleva sin uso unos cuatro años. Una valla impide el paso. Lo mismo ocurre del otro lado de esta zona inutilizada. La planta es un cuadrado. La mitad la ocupa Oncología. La otra mitad está bloqueada entre ambas vallas. 

El año pasado por estas fechas, Satse denunció el tapón de Urgencias y el cierre de esta zona que entonces constató Málaga Hoy. Un año después, esta periódico volvió a comprobar que allí siguen el mismo letrero, las mismas vallas y el mismo desuso. La zona está incluso dotada con las tomas de aire y oxígeno en las cabeceras para dar distintos tratamientos a los pacientes porque otrora fue un área destinada a hospitalización. 

"Está clarísimo es una medida economicista y no es de ahora. Es media planta cerrada a cal y canto. Lleva así casi cuatro años. Para llenar ese espacio hay que dotarlo de recursos materiales y humanos y eso es dinero. Mientras esta parte está cerrada, hay pacientes en Urgencias esperando en un sillón a que haya un hueco en las plantas. Algunos pacientes llegan a estar en un sillón hasta 72 horas. Es inhumano. Si algún directivo del SAS o algún político tuviera un familiar esperando en un sillón comprendería lo que Satse lleva denunciando una década", argumenta Francisco Reina, delegado de personal de la organización sindical. 

El hospital rechaza las críticas de Satse. Reconoce que no es en la actualidad un área asistencial, pero argumenta que las 36 camas que allí había están repartidas por otras zonas del edificio y que por lo tanto "no se han perdido camas". Satse acusa al hospital de mentir y el centro sanitario tacha de inciertas las afirmaciones del sindicato. Todos los años se repite el mismo cruce de versiones. 

Reina insiste en que las consecuencias de los tapones cíclicos de las Urgencias por falta de camas en las plantas las pagan los usuarios porque no es lo mismo esperar "varios días" en un sillón en el área de atención urgente, que estar en planta donde tienen su cama, un baño y pueden estar acompañados por familiares. Pero también, dice, recaen sobre los trabajadores de Urgencias que están sobrecargados. Porque además de atender a los que demandan atención urgente, deben cuidar de los que ya tienen orden de ingreso y deberían estar hospitalizados, pero no pueden subir por falta de sitio. Hay otra zona cuyo desuso cuestiona Satse. La que hace tiempo era Enfermedades Infecciosas. Una área ubicada en la planta baja, a la izquierda de Urgencias. Allí había otras 18 camas que, según Satse, se han perdido.

El hospital también lo niega. Dice que esas plazas se han reubicado en Medicina Interna -que tras la reforma integral del edificio pasó a la quinta planta-. "No se han perdido, se han integrado en Medicina Interna", indicó una portavoz. Además, añadió, en la planta baja funciona ahora el Hospital de Día de Infecciosos. Un recorrido por el área deja claro que apenas tiene función asistencial. Una parte está vacía, en algunas habitaciones se ve cierta actividad y en el resto hay cajas almacenadas. Según Satse, se usa de almacén y una parte se abrirá para investigación. 

El hospital reprocha que los sindicatos cuenten como cerradas camas que estaban en zonas donde ahora funciona el Hospital de Día de Cardiología, que ha multiplicado con creces y excelentes resultados la actividad asistencial. Satse, por su parte, añade a la lista de camas cerradas otras 18 de la cuarta planta. Esta zona a veces está sin uso y otras a tope. Se abre y se cierra en función del tapón que haya en Urgencias. Es el comodín para que este área no estalle.

1 comentario:

  1. Si esto no es la quiebra de un sistema, que baje dios y lo vea, y juzgue a Chaves, a Griñán a la señora de hoy, y a la biblia en pastas.Admiramos los arrestos de UpyD que ha demandado a la Junta por lo de la Carretera de Coín y el CHARE comarcal. ASOCIACION ERMITA LOS REMEDIOS

    ResponderEliminar

¡¡¡ATENCIÓN¡¡¡
Los comentarios serán moderados. No se publicará ningún comentario que insulte, calumnie o injurie y que no tenga relación con el artículo.