CAMPAÑA EN APOYO AL TREN DE CERCANÍAS, LÍNEA C-2

ASOCIACIÓN DE VECINOS ATALAYA DE CÁRTAMA

BUSCAR EN EL BLOG

GENTES DE ATALAYA


Hemos abierto este espacio para conocer un poco más a nuestros vecinos. Aquí tiene cabida, entrevistas, un viaje que quieras compartir con nosotros, experiencias o anécdotas, para que poco a poco conozcamos algo más de las gentes de Atalaya.

 Soy Juan Andrés Vera, y para romper el hielo voy a empezar esta sección. Nací hace 37 años en Málaga, soy funcionario y llevo en Atalaya desde el año 2.007. Conozco Cártama desde pequeño, ya que era el paso obligado para ir a los pueblos de mis padres, Pizarra y Tolox, donde comprábamos fruta en  los puestos que ponían los domingos en la Estación, junto a la carretera. En el capazo, y con menos de un mes, mi madre me subió a la ermita de la Virgen de los Remedios, cosa que también hice yo con mi hija, para presentársela a la Virgen.

Con la autovía, todos los fines de semana, de camino al pueblo, podía ver las máquinas mover tierras en este peñoncillo, pero nunca pensé que al final acabaría viviendo aquí.

El motivo de venir a vivir a Atalaya, fue un poco huyendo  del ruido de Málaga, buscando calidad de vida, espacios verdes y naturaleza y no muy lejos de mi lugar de trabajo y el de mi mujer.

En Atalaya lo he encontrado, he encontrado un grupo de personas jóvenes, la mayoría con hijos pequeños, con las que hemos congeniado muy bien. El ser presidente de la Asociación de Vecinos, me ha servido para ampliar ese grupo de amigos, he podido conocer a muchos Cartameños, y poco a poco y entre todos,  vamos creando ese espacio al que llamamos hogar. Os animo a que participéis en la Asociación y aunque hay mucho  trabajo, al final el esfuerzo se ve recompensado.

Bueno, yo ya he roto el hielo en esta sección, espero ver más artículos e ir conociendo un poco más a nuestros vecinos.

------------------------------

Soy Macarena Muñoz, tengo 34 años y aunque nací en Alicante soy malagueña de adopción y ahora cartameña, trabajo como coordinadora de cadenas para Estee Lauder. Llevo viviendo en Atalaya de Cártama desde hace 5 años y mi casa fué la primera que se vendió, así que he visto como ha ido evolucionando esta urbanización. Al principio era reacia a venirme a vivir aquí, pero mi marido se enamoró de la casa y aquí estamos. Los primeros meses daba miedo, todo en obras y no había nada construido. Teníamos que ir a correos de Cártama para recoger las cartas. Recuerdo que una de las cosas que echaba en falta era el teléfono y todavía seguimos sin él. Lo mejor de Atalaya, los vecinos, la acogida del pueblo, las casas y la facilidad para ir a mi trabajo, lo peor, el calor, los cortes de luz y agua, el poco transporte público, por ejemplo mi madre no puede venir en autobús. Bueno, ya sabeís algo más sobre mi.

------------------------------


Soy Antonio Nuñez, tengo 39 años y llevo viviendo en Atalaya desde el año 2.005, soy el delegado de Plataformas Lozano y uno de los aspectos que más valoro de esta urbanización es su independencia, la vecindad y las instalaciones. La convivencia es dificil y algunas veces pueden surgir roces por la intolerancia o la excesiva tolerancia, ya que ambos extremos son malos. Soy una persona que procura ser feliz sin hacer infeliz a nadie, tarea que aunque parezca fácil es muy complicada.
Conozco Cártama desde siempre, mis mejores amigos viven aquí, y quizás por ese motivo la he sentido muy cerca. Cártama no destaca por tener excelentes infraestructuras, ni nada de relevancia, quizás poco a poco, consigamos tener unas infraestructuras básicas que nos proporcione mejor calidad de vida. Un instrumento para esta labor, sin duda es nuestra asociación, a la que hay que agradecerle, junto a su presidente los logros conseguidos.

------------------------------

Soy Sandra Cañamero, nací en Málaga, tengo 36 años y resido en Atalaya desde el año 2.006. Lo mejor de vivir aquí es la tranquilidad, respirar aire puro, los vecinos  y la situación para llegar al trabajo de mi marido. También estoy muy contenta con el colegio La Campiña, que es donde estudian mis hijos y con sus profesores, ahora con la parada del autobús que los recogen nos hacen la vida un poco más fácil. No veo nada negativo de vivir en Cártama ni en Atalaya.
Mi bisabuela era de Cártama y según tengo entendido cumplió los 108 años. Mi abuelo, cuando terminaba su trabajo de bombero en Málaga, venía a trabajar a la casa que está derrumbada junto al puente de hierro y ahora soy yo la que se ha venido a vivir aquí.



------------------------------


Soy Celine, tengo 29 años y nací en Bélgica. Soy profesora de educación física e inglés en el Instituto Valle del Azahar, en la Estación. Llevo residiendo en Atalaya desde hace 3 años, y me encantan los vecinos, la tranquilidad, el ambiente de gente joven y de niños que hay en la urbanización y el estar rodeada de naturaleza, las montañas y la cercanía a Málaga.
Como profesora veo a los jóvenes muy respetuosos, jóvenes sanos. Un aspecto negativo de la urbanización son sus calles estrechas con poco espacio y de Cártama la falta de infraestructuras deportivas, una piscina climatizada, zonas deportivas, echo de menos un lugar donde andar ya que desde aquí siempre tengo que coger el coche. Atalaya es un buen lugar para criar a nuestros hijos.


------------------------------

Soy Esther Lechuga, tengo 38 años y trabajo como delegada de CYMI en Andalucía Oriental. Resido en Atalaya desde hace 3 años y uno de los aspectos positivos de residir aquí es el acceso rápido a la autovía, la cercanía a Málaga y la tranquilidad. Me gusta el ambiente entre los vecinos y las ganas de mejorar cosas tanto en nuestra urbanización como en Cártama. Aunque la mayoría de los que residimos aquí somos de fuera de Cártama, estoy muy contenta con la buena acogida que hemos tenido y la integración con los vecinos del pueblo.

Mis padres, pese a ser de fuera de Málaga, también me subieron a la Virgen de los Remedios cuando tenía un mes.

Uno de los aspectos negativos de Cártama, son la falta de infraestructuras tanto deportivas, como sociales y culturales, así como el conformismo de algunos.


------------------------------

Soy David Sánchez, tengo 35 años y me dedico al transporte. Resido en Atalaya desde hace 3 años y lo que valoro de este lugar es la tranquilidad, los amigos y la cercanía a los sitios. Conocía Cártama y la Estación de antes. Algo que no me ha gustado es la construcción de las casas que la considero nefasta y pésima, así como la pasividad del Ayuntamiento.
Veo muy positivo la labor de la asociación ya que une a los vecinos y  a sus miembros.




------------------------------


Me llamo Antonio Bravo, tengo 30 años y soy recepcionista. Vivo en esta urbanización desde hace 4 años y lo que más me gusta es la tranquilidad, nada de atascos, la calidad de vida, la cercanía a mi trabajo y el respirar aire puro.
Lo que menos me gusta es depender del coche para todo, la falta de infraestructuras y lo mal cuidado. Yo soy usuario del tren de cercanías y veo muy mal como se encuentra la estación, lo deteriorado y sucio que están las instalaciones, con obras a medio acabar y escombros.

Cuando estábamos buscando casa y vimos esta ya no quisimos mirar más, aquí nos falta muy poco para estar de fiesta.

Como secretario primero de la asociación veo muy positivo la labor que ésta esta haciendo tanto en nuestra urbanización como en Cártama.

------------------------------

Mi nombre es Laura Rueda y tengo veintiséis años recién estrenados. Soy Licenciada en Periodismo y durante cuatro años lo ejercí de manera muy intensa abarcando sus distintas especialidades. Ahora me dedico a hacerme un hueco en el tejido empresarial malagueño a través de la dirección de mi empresa, CFC Avanza S.L. dedicada a la gestión de la formación continua a través del asesoramiento a empresas en sus planes formativos. También imparto muchos de los cursos que gestiono pues soy Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales.

Estas Navidades, hará tres años que mis papis decidieron dejar nuestro piso en Málaga para trasladarnos hasta aquí, sabia decisión de la que no estamos, en absoluto, arrepentidos y a la que damos gracias cada día. Fue un flechazo a primera vista, un capricho, que mi hermano y yo aplaudimos puesto que, por aquel entonces, ambos trabajábamos muy cerca de la urbanización.

Ahora tenemos trabajos distintos pero seguimos encantados con lo bien comunicado de la urbanización así como su cercanía de cualquier lugar. Por no hablar de la gente que hemos conocido aquí, sensacionales.

A día de hoy, puedo decir que me siento muy orgullosa de ser cartameña de adopción, puesto que por ser "urbanita", carezco de raíces en un pueblo determinado; aunque algunos sepáis que mi padre es pizarreño y eso nos ha apegado, en cierta medida, a las vivencias y experiencias de un pueblo. Los que me conocéis algo, sabéis que mi felicidad no es al 100 %, como alma inquieta y despierta que soy me fastidia, de sobremanera, muchas situaciones acontecidas en Cártama, en especial aquellas que influyen de manera negativa en su población. La política debe de estar por y para el ciudadano y no para las carteras de unos pocos, si este precepto no se alcanza nunca, el resto, en consecuencia, marchará mal.

De la Asociación, ni que decir tiene que alabo todas y cada una de las iniciativas realizadas por sus miembros, en especial de su "presi". Convivir con alguien que deja de mirarse el ombligo para ejercer un bien colectivo dice mucho. Mucho ánimo, y suerte. Y que sepáis todos, que aquí tenéis una vecina, una compañera de fatigas, una amiga de corazón.


------------------------------