CAMPAÑA EN APOYO AL TREN DE CERCANÍAS, LÍNEA C-2

ASOCIACIÓN DE VECINOS ATALAYA DE CÁRTAMA

BUSCAR EN EL BLOG

martes, 18 de febrero de 2014

CARTA ABIERTA DE PABLO REBOLLAR.-

CARTA ABIERTA PARA EL QUE QUIERA LEERLA

​El PP de Cártama ha solicitado que el Teatro del mismo municipio recupere el nombre de José González Marín, que adquirió en 1.942. Aunque, deberíamos aclarar antes de seguir, aunque alguno casualmente esto lo pase por alto, que no es el mismo teatro, así que no sería recuperar o restituir el nombre, más bien, para no faltar a la impura verdad, sería cambiar al nuevo teatro el nombre de Carthima por el de José González Marín, fallecido y famoso vecino de Cártama.


Fotografía : Juan Gutierrez


Es curioso que este asunto surja ahora, pues a estos del PP, y algunas personas afín, parece que en este caso sí les importa cambiar los nombres de los lugares de todos (¡Quién os ha visto, quien os ve!), que, por cierto, cada vez son menos los lugares de todos y más los lugares de unos pocos, pero nunca hablarán de ello, no es todo lo público del gusto del PP. Cuando se trata de cambiar otros nombres suelen decir "no es el momento" o " hay que gastar dinero en asuntos más importantes " e incluso la manida "no hay que reabrir heridas", pero ahora, sí debemos creer que el gasto que supondría cambiar el nombre del teatro merece la pena, que ahora sí que es el momento y por lo visto este asunto no abriría heridas; ¡ay! ¡como si todas hubiesen sido alguna vez cerradas! ¡Pobre heridos cuyas heridas siempre han sido ignoradas!  No seré yo quien les niegue o desprecie la importancia de los nombres en lo público, como sí en otras ocasiones he oído al PP, y al fin y al cabo de los símbolos que adornan nuestras poblaciones, porque son los símbolos, por su propia definición, los que nos definen como sociedad, y en este caso como cartameños. Qué queremos ser no sólo se define con los símbolos del pasado que dejamos en el presente y para el futuro, también con los que borramos y rechazamos. Porque, no nos debemos confundir: la historia ha de ser conocida, claro que sí, pero no podemos caer en la tentación de justificar todos nuestros símbolos y nuestros actos por ella y mucho menos enardecerse y enorgullecerse por todo lo que hicimos. Algunas partes de nuestro pasado ha de avergonzarnos, no veo otra forma de no volver a repetir los errores que no sea reconocer y rechazar lo mal hecho, mas nunca olvidar, esto nunca sería buen consejo.  Y los símbolos en esto tienen bastante relevancia y mucho que expresar. Estos no sólo tiene una función recordatorio de nuestra historia, también, como ya se ha dicho, abre camino hacia el futuro, y es la decisión de una sociedad de simplificar su pensamiento presente y sus deseo de futuro en representaciones sensoriales: banderas, nombres de calles, himnos... Por ello, debemos conocer nuestro pasado reciente y no ocultar que vivimos en una dictadura represiva con la inmensa mayoría de minorías, y la debemos conocer (y reconocer), por supuesto que sí, pero no hay motivos para dejar en nuestras plazas estatuas del dictador, o sus banderas en nuestros balcones, o los nombres de nuestras calles el motivo de su triunfo: el apoyo de una parte de España. Creo que alguna historia habita mejor museos. Lugar en el que sí cabe todo.


Pero mejor dejemos de volar por cielos abstractos y vayamos al asunto concreto del Teatro público de Cártama y el cambio de nombres que algunos solicitan: El PP de Cártama ha entendido que esto les ofrece apoyos y les hace ganar votos. Porque podemos hablar del sexo de los ángeles (que, por cierto, han de tenerlo.Pues ahí está nuestra pequeñita Remedioscon un hijo en su regazo.) o podemos intentar analizar de forma política este asunto. Y no confundan, no hay partidismo en querer analizarlo desde una perspectiva política, simplemente no se me ocurre otra forma de análisis cuando la propuesta nace de un partido político. El PP de Cártama lo reclama porque entiende que ahora le traerá beneficios electorales, ¿o acaso creen lo contrario? Y están en todo su derecho, es normal ofrecer al pueblo, o mejor dicho, aquellos del pueblo que les vota, los símbolos que desean. Esto conforma lo que se conoce como juego democrático. Aunque deberíamos comprender, que también el pueblo civil pueda opinar. Es más, es esencialmente importante para una buena salud democrática que el pueblo opine por los diferentes medios del que en tal momento cuente. No son el PP de Cártama y el PSOE de Cártama los dueños delespacio público. Somos todos. Y no debemos de olvidar, que al igual que los símbolos, ellos son nuestra representación, y por ello nos han de representar pero no sustituir para hacernos desaparecer hasta que la urna nos reclame cada demasiados años. La política (perdonar que no sepa griego) se ocupa de los asuntos del ciudadano, incluido de sus símbolos,  y en este caso el PP ha tomado una decisión, supongo que llevará a cabo si llega a gobierno cambiar el nombre actual del teatro de Cártama, aunque hasta en esto podríamos llevarnos sorpresas. Ya veremos si les da o no votos. Ellos creen que sí. Y aunque es legitimo el reclamo del asunto que tratamos, me gustaría que los poderes del PP, y PSOE, de Cártama también se preocuparan de otros apellidos que desaparecen por siempre, de aquellos que aun existiendo y coleando se esfumanen interminables horas obreras, dejando de existir para simplemente (mal) sobrevivir. Incluso ser valientes y oponerse a la destrucción de lo público como está haciendo su partido a nivel nacional, y no solo cuando se trata de la Junta de Andalucía, y a la inversa cuando es el PSOE. Pero esto, supongo, que no le deja votos. O eso creen todos ellos.

Para hablar de la posición del PSOE de Cártama poca información tenemos, porque siempre quedan mudos cuando se les pregunta por el nombre del teatro, aun cuando no se conocen gatos que coman lenguas en mi tierra. Entre otras cosas, podemos creer que hasta se han olvidados de sus siglas. Y ahora prefieren a una lejana Reina de España que aun vecino de Cártama. Extraño ver como sus juventudes se pasean con banderas republicanas mientras sus mayores nos quieren colocar reales horteradas en forma de nombres de reinas despechadas. ¡Ay socialistas! ¿Por qué esconden y no muestras sus manos después de la piedra lanzada? Si creen que José González Marín no hizo méritos para ser un símbolo de Cártama, ¿por qué no lo dicen? Alto y claro, creo que en Cártama hay demasiada historia tapada para ahora asustarnos por el desvelo de un pequeño trozo de esta. 

Díganlo, no se escondan. Sean valientes. Necesitamos comprender sus motivos políticos, históricos o digestivos. Sí, sean por fin valientes, como antes lo fueron sus abuelos. No mientan, no escondan, y desvelen de una vez lo que saben de nuestro oscuro pasado reciente. No sean cobardes y den un paso al frente o crearan nuevas sombras en la historiaoscurecida de Cártama durante la perversa dictadura franquista. El silencio no os hará ganarelecciones, pero sí crear dudas entre una parte de vuestra izquierda, algunos quedan, que se cansa de sus contradicciones en este y otros asuntos que ahora no corresponden. Y, por favor, no olviden: SOCIALISTAS, OBREROS y de Cártama, y todo antes que político. Lo contrario notendría sentido.

Algunos deducimos que el actual gobierno de Cártama, decidió, entre otramotivaciones, no bautizar al actual teatro de nuestro pueblo con el nombre de José González Marín porque la construcción del otro teatro se finalizó en 1.942 y se optó por dicho nombre en pleno franquismo. Es decir, se ha decidido elegir otro nombre porque durante el franquismo se eligió este. En apariencia tan simple, y en el fondo tan complejo. Como un pozo sin fin. El señor Marín parece que apoyó al bando franquista (aunque nunca se diga en público) y ahora algunos piden que le devuelva el nombre del teatro con un gobierno de siglas socialista. Algunos letrados cartameños, y el PP también, parece que desean ocultar esta parte de la historia de Cártama o por lo menos no mostrarla. Pero el pan es pan, el vino es vino, los chumbos, chumbos y el Teatro José González Marín fue construido y bautizado en plena dictadura franquista, los datos, y la fecha no pueden mentir, las personas sí. Es lo bonito de las vueltas de la tierra al sol, que si son bien contadas nunca pueden ser partidistas, mientras las personas sí, y no siempre adrede; el sol no necesita memoria para hacernos dar la vuelta a su alrededor y completar así los años, las personas, por el contrario sí necesitan de la sobrevalorada memoria, y de esta necesidad nacen las leyendas y las mentiras sin conciencia.

No hay que ser un gran iluminado para comprender que en la actualidad los hijos de los socialistas muertos en esta época, en esta nueva no quieran renombrar lo nombrado como en esos tiempos pasados. A mí se me antoja como es la principal razón para el que el teatro se llame Carthima y no González Marín. ¡Ay! ¡Qué sea yo el que tenga que dar comprensión a estos socialistas callados! Sé, porque ya me ha ocurrido, que hablar del franquismo en Cártama es un riesgo, y más pronto intentan tacharte de sectario y censurarte, como si el otro pasado, el que no es suyo, no importara para el presente y para el futuro no nacido. Sólo por opinar te etiquetan en un supuesto bando los mismos que crean la simplona bicefalia ideológica enCártama y España. No señores, no todo es azul o rojo, tampoco todo es contigo o sin ti ¿Por qué siendo ciudadano libre no se ha de poder tener dudas sobre si esta solicitud del PP de Cártama ha de llegar a buen puerto o no? ¿Por qué siendo ciudadano no podemos manifestar nuestras dudas sin que se nos otorgue inmediatamente la palabra fanático e improperios varios? Vemos que en Cártama nuestro monstruo bicéfalo sigue estando presente en algunos corazones, y, o acaricias una de sus cabezas o estas con la otra. Así de simple lo resumen: Si no me aplaudes y ejerces el derecho a la duda es que eres del otro bando. Pero lo siento, ahora vivo en la tierra del Sant Jordi, y este era más de cortar las cabezas de los temidos monstruos que de acariciarlas.  ¡Ay! Virgencita de los Remedios, ¿por qué no les haces comprender de una vez que no todos son fachas o rojos? Ni ahora, ni mañana, ni nunca así fue, porque siempre hubo quien dijo “soy un hombre íntegro, ni me parto ni me divido..", y ahora, en nuestra temblorosa democracia, no ha cambiado. Siguen existiendo los hombres íntegros que ni se parte ni se dividen: Hombre y mujeres completas, nada más, que no es poco.



¿Acaso Cártama necesita y desea como símbolo alguien que apoyó el franquismo? ¿Este señor luchó contra la represión del vencedor y se puede decir que era en pureza más socialista que los que ahora llevan la sigla? ¿O será cierto, como dicen otros viejos que el señor Marín entre poema y poema ejercía la tiranía para sus compatriotas cartameños, y que ni virgen salva ni paseo americano alguno, y que todo es otra parte de nuestras eternas leyendas? Como ven, este menda presente, como otros mendas callados, tiene más dudas que conclusiones. Si pedimos rectificar al PSOE porque es de sabio rectificar, no es menos cierto que no es posible caminar buscando la sabiduría si la búsqueda no se hace iluminando el sendero con la verdad y aullando las dudas que surjan en el camino. Y así que hago de mis dudas pájaros libres. Quien quiera los puede recoger, quien quiera les puede disparar.

(PD: Perdonen mi mala letra.)

Fdo.: Pablo Rebollar.



8 comentarios:

  1. La historia la tenemos clara muchos cartameños, algunos parece que no Fue el alcalde republicano Vargas Franco, en 1935 el que prometop a Marin un teatro con su nombre que al final no se pudo construir hasts el 42 por la guerra. Tenemos los comentarios documentados de los mas eruditos de la epoca que explicaban la clase de persona que era Marin, muchos de ellos republicanos y de izquierdsd, todo documentado gracias a la labor de Baquero Luque, testigo directo de esa epoca que los que aqui hablamos lo hacemos de oidas. Lo demas son interpretaciones, ya que nadie a dia de hoy ha podido documentsr lo contrario ni psoe ni iu ni el cronista ni nadie. Lo del psoe y quitarle el nombre se debe a revanchas personales de familias que por desgracia ha llegado a nuestros dias.

    ResponderEliminar
  2. Para un cartameňo universal que tenemos, mira como se le recuerda,por que apoyó a un bando, no por su obra y reconocimiento a través de su persona hacia cartama, me gustaría recordar, que Dalí, todo un genio, fue franquista y no por ello se ha dejado de reconocer su contribución artistica al mundo

    ResponderEliminar
  3. Ya Pablo ya.... usted tambien cuenta la parte de historia que le interesa. En 1942, Jose Gonzalez Marin ya tenia 53 años y la mayor parte de su carrera consolidada. Fue durate la republica donde se le concedieron el mayor numero de distinciones, grandes amigos de la Generacion del 27, Lorca, Alberti o Sanchez Mejias, que no creo yo que fueran fachas, todo esto viene por sus declaraciones en un teatro de Madrid, delante del presidente de la republica cuando denuncio las atrocidades que estaba haciendo el Frente Popular, no entre usted tambien en la dinamica de contar la parte de la historia que le interesa.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que los lectores sabrán quien es Manuel Alcántara (lo sabrán también los miembros del equipo de gobierno). Pues, contestando, agradecido, a quien me alude en uno de los comentarios, Manuel Alcántara en el prólogo del libro "El Faraón de los decires" trilogía biográfica en la que soy autor de una de sus partes dice literalmente:: "El egregio hijo de Cártama... era no solo un actor, sino un actor y toda una compañía. Este libro, también restablece la verdad histórica, libre de desfiguraciones políticas, más o menos interesadas. González Marín fue un hombre en el que la carne se hizo verbo...Además de un gran artista, fue un hombre bueno. Si en el cielo, según rumores no confirmados, tienen un sitio quienes pasaron por el mundo haciendo el bien, allí estará el hombre que pasó la vida divulgando la poesía a los cuatro vientos, en dos continentes, para que los versos se quedaran en la memoria del aíre.
    Fui uno de sus beneficiados. A él debo mis primeros escalofríos ante el indescifrable hecho poético..." Ahí queda eso ¿también es "facha" Manuel Alcántara...?. Francisco Baquero Luque

    ResponderEliminar
  5. José García Pérez, poeta, escritor y crítico literario, refiriéndose también al "Faraón de los decires": "del que son autores Pedro Dueñas, José Luís Jimenez y Francisco Baquero Luque. Los dos primeros han realizado un trabajo de investigación sobre el cartameño rapsoda universal, y Francisco Baquero Luque ha afilado el bisturí del afecto y ha penetrado en el recuerdo y la nostalgia para presentarnos la parte más humana, al tiempo que artística, de González Marín" etc.etc. (¿Tambien facha munícipes?) Francisco Baquero Luque

    ResponderEliminar
  6. "...Para que nunca te alejes/ de tu Virgen de marfil, / Cártama prendió naranjos / para González Marín" (B. Martín del Rey, 1.935) F co. Baquero Luque.

    ResponderEliminar
  7. Lo dedico a los ediles de Cártama. Es un comentario de prensa del insigne periodista y escritor portorriqueño, Evaristo Guerra Chebremont: " ¡¡¡Siga González Marín diciendo y cantando el verso español, que a donde quiera que vaya, irá con él la bendición de los que tienen verguenza !!!"

    ResponderEliminar
  8. Pablo Rebollar tiene más verborrea que sentido común en sus palabras, muy interesante opinión pero falta sentido común, basada en el resentimiento heredado. Hay mucha gente en Cártama que opina como él y la que no, o simplemente no opina. Desde luego tiene sus razones, desde luego no aporta soluciones ni sentido, primero porque no sabe y cree saber, y en esos cimientos de ignorancia nace su impetuosa opinión, débil, por tanto, en valor.

    ResponderEliminar

¡¡¡ATENCIÓN¡¡¡
Los comentarios serán moderados. No se publicará ningún comentario que insulte, calumnie o injurie y que no tenga relación con el artículo.