CAMPAÑA EN APOYO AL TREN DE CERCANÍAS, LÍNEA C-2

ASOCIACIÓN DE VECINOS ATALAYA DE CÁRTAMA

BUSCAR EN EL BLOG

domingo, 2 de junio de 2013

LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS Y SU ESTANCIA EN CUBA.-

 FUENTE. EXTRAÍDO DEL BLOG DE FRANCISCO BAQUERO LUQUE CON EL PERMISO DEL AUTOR.-




Estando González Marín en Puerto Rico, un pequeño  de poetas filocomunista de la Habana le hace   en uno de los periódicos de este una crítica sañuda,  plagada de falsedades  tendenciosas, que él, de manera elegante y comedida, replica en una amplia entrevista que le hace un célebre columnista de otro medio con lo que deja en evidencia a quienes le ataron, alguno de ellos poeta que él dio a conocer. Además canceló el contrato, que su representante en el Caribe, el  Ex Príncipe de Asturias, don Alfonso de Borbón, por otro lado íntimo amigo suyo. 

 En esos momentos dichos comunistas cubanos, siguiendo directrices de España, reciben una carta del también comunista y poeta, siempre amigo suyo,  cuyos poemas seguía incluyendo en su repertorio, Rafael Alberti;  carta que se hizo pública en la que instaba  a sus correligionarios cubanos que no se metieran con Pepe González Marín que sólo está para el arte y la poesía, "fuera parte de su ideas que, sean cuales fueren, hay que respetar, como hace él con las nuestras, dándonos su amistad y proclamando al pueblo nuestros poemas sin distinción de credos..."  

El suelto periodístico que inserto arriba, da fe de la reacción del pueblo cubano, hasta el extremo de organizar para nuestra Patrona aquel 23 de abril, quizás la mas multitudinaria procesión de la historia de nuestra Patrona y, a la que acudieron personalidades de América del Sur, entre ellas Imperio Argentina, el Ex Príncipe de Asturias, los  Jefes del Gobierno de Cuba y de Venezuela, tenores españoles,  etc.  

Al arribar a Puerto Rico, González Marín tuvo  la sorpresa de que fue a visitarle un íntimo amigo,  poeta y paisano, exiliado por sus ideas republicanas; se trataba del cartameño, Enrique López Alarcón, otro eximio cartameño olvidado en su pueblo.

González Marín abogó ante el presidente de la República portorriqueña, Leónidas Trujillo, que no le visaba la salida por considerarlo políticamente peligroso, y Enrique López Alarcón salió avalado por su paisano y se estableció en la Cuba de Batista  hasta el final de su vida.

ES HISTORIA. 



nº 1

********
***


nº 2

*******
***
Nº 1.- El rapsoda, José González Marín, muestra la Virgen de los Remedios de nuestro pueblo, al pueblo cubano de la Habana el 23 de abril de 1.937 con motivo del multitudinario homenaje que éste le rindió a la "Virgencita de la Madre Patria", "Huésped de Honor" de la Habana. La firma del fotógrafo de la Habana da fe irrebatible del suceso.

Nº 2 .-   El mismo día, 23 abril 1.937, y con el mismo motivo, los tres peregrinos cartameños (La Virgen, González Marín y Antonio López, "Antoñico") en La Habana. Como detalles significativos, la Virgen luce en su manto la medalla de la Gran Cruz de Isabel la Católica concedida  a González Marín por el gobierno republicano tres años antes, y, "Antoñico"  lleva la camisa azul de falangista, de lo que sentía orgulloso porque lo apuntó a falange el propio José Antonio, un día que acompañaba a José González Marín a la tertulia, La Ballena Verde, en los bajos del Hotel Lyón de Madrid, e incluso, "Antoñico" en alguna ocasión hizo de taxista del político  con el coche del rapsoda. 

Según testimonio de los protagonistas, ambos íntimos amigos míos, y reflejan crónicas que tengo en mi archivo, aquella procesión mariana del 23 abril 1.937  tuvo unas connotaciones que dejamos para otra entrega.

********
****






******
***
Testimonio cedido en 1.997 por el político. José Escalona Idañez,  para incluir en el libro, "El Faraón de los decires" (agotado), que por circunstancias  especiales no se pudo incluir en dicho libro, pero que hoy, en este aniversario he creído oportuno hacerlo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡ATENCIÓN¡¡¡
Los comentarios serán moderados. No se publicará ningún comentario que insulte, calumnie o injurie y que no tenga relación con el artículo.