CAMPAÑA EN APOYO AL TREN DE CERCANÍAS, LÍNEA C-2

ASOCIACIÓN DE VECINOS ATALAYA DE CÁRTAMA

BUSCAR EN EL BLOG

martes, 18 de septiembre de 2012

RIBERAS DEL GUADALHORCE - BEAS DEL GUADALHORCE .-

Guadalhorce, río inspirador que ya semblaron escritores célebres y cantaron los poetas en el devenir de los siglos. El griego Avieno (s.VI a.C), lo cita en su poema “Ora Marítima”, con el nombre de río Malaka, en cuya desembocadura, entonces en delta, sitúa la famosa isla de Malaka, hoy Cerro del Villar, emporio y factoría fenicia 1.000 años antes de Cristo. Cito algunas estrofas de dicho poema:

“…cerca de los ricos tartesios,

está la orilla Barbesia,

y el río Malaka (1)

con una ciudad de este nombre

que en siglos anteriores

se llamó Mainake.

Los habitantes de dicha isla

donde hay una laguna y un puerto seguro

la consagraron hace tiempo a la diosa

que ilumina la noche (2)

………………………………..

Junto a ellos (reino de los libios fenicios

miastenios, cibilcenos y tartesios), además,

está luego el cabo Barbesiios y el río Malaka (1)

con la ciudad del nombre llamada

“menaca” siglos ha…

También el romano Plinio en su libro Naturales Historia, III, 3,8, nos habla de Málaga y de nuestro río:

“Después en el litoral interior

está la ciudad de Barbesula

con su río…

Malaca, el río de los “federados”…

Entre las interpretaciones que de este del último verso han emitido distintos autores, me quedo con la de A. Bellido García, para el que el “río de los federados” (foederatorum), concuerda desde toda perspectiva analítica con el Guadalhorce, cuya comarca ribereña es milenario asiento de pueblos y culturas que, en la época que cita Plinio fuero, en efecto confederados de Roma: Antikaria (Antequera), Singilia Barba, Nescania, Iluro (Alora), Cartima (Cártama), y, Malaca (Málaga).

En 1,626 El Cancionero de Antequera recoge un sentido soneto de un ribereño que desde el Perú expresa su nostalgia por su río de nacencia:

“Oye de un hijo tuyo, que en la espalda

del mundo viejo desterrado, mora,

sagrado Guadalhorce, el son que llora,

ya que le desterraste de tu falda….

(Rodrigo de Carvajal)


La Revista Literaria “Guadalhorce” que creó Idelfonso Marzo y circuló durante algún tiempo, publicó el día 10 de marzo de 1.839 un canto a dicho río, homónimo del título de la revista, que firmado por quien se apodaba, “El Bachiller Ronquillo”, refiriéndose a Cártama, decía en su primer párrafo:

“…Cártama, amodorrada ya por el peso de su dilatada, intensa, y a veces convulsa, historia. Este cerro es un piramidal espigón que durante el plegamiento alpino se desgajó del cordón de cordilleras, hoy recoletas montañas --- Viñas (morisca y labrantía), Espartales y Sierra Llana---, que lo arrebujan por su parte sur. Su orografía y los ancestrales aconteceres habidos en su perímetro, parece sugerir que las deidades de aquellos remotísimos tiempos ºDonoso sería el ir a mendigar en luengues tierras un patrono, teniéndote a ti a la mano (río Guadalhorce), que eres el prototipo y el fénix de los patronos, y que encierras en tu seno los linajes de la literatura y todas las formas de la poesía…”

El río Guadalhorce fue otrora navegable hasta Cártama.

Del mencionado plegamiento alpino que modificó en hecatombe orográfica todo el sistema montañoso de su orilla sur por Cártama, hados benévolos quisieron definir una coqueto cerro que pasando el tiempo, y habiendo sido ya en su cúspide solar de castros iberos, se llamó el Cerro de la Ermita que imprimió, e imprime, carácter antropológico e histórico a toda una dilatada y feraz comarca.

En su cima coronada aún por las ruinas de una fortaleza romana y árabe --como dejé dicho, mil años antes de Cristo existió un “castro” ibero) cuyos vestigios aún contemplamos coronándolo.

Si por debajo de las murallas de la fortaleza un oratorio árabe fue acondicionado por los Reyes Católicos para lo que hoy es la Ermita de la Virgen de Los Remedios, también una leyenda, oculta en las brumas del tiempo y, por ende, en el misterio, alude a un templo que los ibero-fenicios dedicaban a la diosa de la noche, Noctiluca, que mi amiga, la poeta, Celeste Torres, ha cantado con su exquisita lira de la que extraigo los siguientes versos:

¡Oh Noctiluca!...
Dueña de la sacra matriz de la Tierra.
Diosa sagrada de la maternidad,
Del amor y la pasión...

¡Cuántas cosas hermosas de la enjundiosa historia de Cártama quedan por descubrir y cantar!

FRANCISCO BAQUERO LUQUE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡ATENCIÓN¡¡¡
Los comentarios serán moderados. No se publicará ningún comentario que insulte, calumnie o injurie y que no tenga relación con el artículo.