CAMPAÑA EN APOYO AL TREN DE CERCANÍAS, LÍNEA C-2

ASOCIACIÓN DE VECINOS ATALAYA DE CÁRTAMA

BUSCAR EN EL BLOG

jueves, 27 de septiembre de 2012

¿QUÉ MÁS QUIEREN DE NOSOTROS?.-

ARTÍCULO DE OPINIÓN

¿QUÉ MÁS QUIEREN DE NOSOTROS?

Por Juan Andrés Vera.-


Anoche, cuando me enteraba que el gobierno vuelve a congelar el sueldo a los funcionarios por tercer año consecutivo, y cuando creía que ya no podría estar más indignado, cual fue mi sorpresa cuando mi mujer me dice: “… y menos mal que sólo lo han congelado…” ¡¡DIOS!! Pero qué decía, había interiorizado y asumido que nos volverían a joder y aceptaba la congelación como un mal menor.

​Hasta ese punto hemos llegado, a dar las gracias por conservar nuestros derechos.

​Tres años llevamos los funcionarios con los sueldos congelados. Con una pérdida del poder adquisitivo del 30% y una bajada media del 5% desde el 2.010. A lo que hay que sumar para el año que viene, recortes en MUFACE, congelación de la oferta pública o una tasa de reposición de “hasta”, el 10% sólo en determinados servicios considerados esenciales. Ya antes, Felipe González y Aznar, pusieron los focos en los funcionarios, como una forma de conseguir dinero fácil y rápido para arreglar lo que no supieron gestionar, los recursos de un país.

​Tres lustros llevo de funcionario.

Cuando terminé mis estudios, y cumplir un año con el Estado haciendo el servicio militar, algunos de los más jóvenes esto de la mili le sonará a chino, decidí prepararme las oposiciones. Podría haber elegido estudiar una carrera, hacerme albañil o fontanero, montar un negocio o afiliarme a un partido político, pero que le vamos a hacer, quise opositar. Ahora no me culpen por ello, ustedes también podrían haberlo hecho.

Dos años de estudios y de competir, si, de competir, ya que una oposición es una lucha por un puesto de trabajo donde tienes que demostrar que eres el mejor, en mi caso, de cada 30 opositores aprobábamos uno. No sólo culturalmente, sino, físicamente, médicamente y psicológicamente. Tras aprobar, un año de academia y otro de prácticas hasta jurar el cargo.

Diez años me costó venir a mi tierra, diez años deambulando por las provincias de España. Aún recuerdo aquella Semana Santa, mientras mis amigos salían a divertirse yo estudiaba, y mi novia, la que ahora es mi mujer, aceptaba el no salir a divertirse aunque fuera por un futuro incierto, de jugarte todo un año y tu vida en un examen.

​¿Me pueden decir ustedes cuántos alcaldes, concejales, diputados, senadores, secretarios generales y demás, han realizado un examen para ver si son aptos para el puesto que desempeñan? Sólo les ha bastado el carnet del partido y algunos ni eso tienen. Al fin y al cabo, cobran del Estado, deberían de demostrar su valía para el cargo como cualquier funcionario.

​Los funcionarios de carrera tenemos los días contados. No interesamos a los gobernantes de turno. Los funcionarios somos los garantes de que el Estado funcione independientemente de quien gobierne, de ahí nuestro puesto fijo y no a merced del interés político. No interesa que seamos los avalistas del buen funcionamiento de los servicios públicos. Les interesa el “funcionario de carnet”, el elegido a dedo por ser afín y los tapa corrupciones.

​El pórtate bien que sino pongo a otro.

​Según los datos, 30.000 “funcionarios de carnet “en Andalucía. Otro ejemplo, 11 cargos de confianza en mi pueblo, Cártama, un municipio al sur de Europa, donde este año se ha reducido o suprimido en casi todas las partidas presupuestarias municipales menos en los cargos de confianza, que aumentan un 40% el gasto. ¿Cómo se puede sentir un funcionario de carrera cuando ve que a su lado hay una persona que no ha conseguido el puesto bajo los principios de igualdad, publicidad y mérito? ¿y de cómo esa persona asciende profesionalmente a tu costa, cogida de la mano de sus afines?

​Los funcionarios tenemos mermadas nuestras libertades sociales, la mayoría no pueden ejercer otra profesión remunerada, muchos no tienen derecho a la huelga, a manifestarse o a sindicarse, tenemos disponibilidad geográfica nacional. En los años de bonanza, mientras otros colectivos se subían el IPC, nosotros, con suerte, sólo llegábamos al 2%.

Somos los que velamos por las noches por vuestra seguridad, los que os curamos de vuestras enfermedades, los que juzgamos a los delincuentes, los que custodiamos las cárceles, los que apagamos los incendios, los que enseñamos a vuestros hijos, los que investigamos, los que defendemos nuestras fronteras, los que vamos de ayuda humanitaria a otros países, los que administramos vuestras necesidades y todo ello, habiendo demostrado en una oposición que somos los mejores, y día a día con nuestro trabajo.

Y ahora ustedes, los políticos, que estáis ahí por vuestro carnet del partido, y que todavía no habéis demostrado que sois los mejores y que os merecéis el cargo, nos robáis el pan de nuestros hijos, nos reducís libertades sociales, derechos que han costado años conseguir, canceláis servicios públicos… ¿Qué más queréis de nosotros? ¿Tal vez la privatización de los servicios públicos? ¿o tener sólo a los "funcionarios de carnet"?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡ATENCIÓN¡¡¡
Los comentarios serán moderados. No se publicará ningún comentario que insulte, calumnie o injurie y que no tenga relación con el artículo.