CAMPAÑA EN APOYO AL TREN DE CERCANÍAS, LÍNEA C-2

ASOCIACIÓN DE VECINOS ATALAYA DE CÁRTAMA

BUSCAR EN EL BLOG

lunes, 25 de noviembre de 2013

SIN CHARE DEL GUADALHORCE.-

FUENTE. DIARIO SUR

La crisis económica de España, cual tsunami devastador, se ha llevado por delante una serie de proyectos sanitarios de gran calado e importancia vital para la provincia de Málaga. La falta de dinero de la Junta de Andalucía ha puesto contra las cuerdas varias iniciativas que deberían estar ya terminadas y ha paralizado sine díe otras cuya ejecución no sólo carece de fecha, sino que la Consejería de Salud desconoce si podrá llevarlas a cabo. El resultado es que el futuro inmediato de esos proyectos es incierto y sombrío.

Las obras de ampliación del Hospital Costa del Sol de Marbella, que están paralizadas (ralentizadas es el término que utiliza Salud), acumulan ya un retraso de más de tres años. Para tratar de solucionar el problema, el Ayuntamiento de Marbella ha acordado pedir amparo al Defensor del Pueblo con la intención de desbloquear la situación y que los trabajos se reanuden con normalidad. El Ayuntamiento marbellí ha tomado esa decisión después de que los grupos del PSOE e IU en el Parlamento andaluz rechazasen una enmienda del Partido Popular a favor de incluir una partida en los presupuestos de la Junta de 2014 para la conclusión de los trabajos.

La cuestión está más que enconada, con seis procedimientos judiciales en curso presentados por la Junta de Andalucía, el Consistorio de Marbella y la empresa concesionaria de la obra. El trasfondo es que el Ayuntamiento no aprobó que la empresa constructora cobre por estacionar los vehículos en el aparcamiento del hospital. La alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz considera «injusto e indecente que haya que pagar 2,3 euros a la hora por visitar a un enfermo o por ir a una consulta hospitalaria y más aún cuando las obras de ampliación no están ni terminadas».

La fecha de apertura del nuevo hospital de Ronda también se desconoce a pesar de que el centro debería haberse puesto en marcha en 2012. El proyecto está ejecutado al 60 por ciento, aproximadamente, según dijeron fuentes de la Delegación Provincial de Salud. En los presupuestos de la Junta de 2014 hay una partida para la finalización del hospital, lo que presupone que las obras concluirán a lo largo del año próximo, pero sin que se sepa cuándo se abrirán las puertas y el centro hospitalario empezará a atender a los pacientes.

Otra infraestructura sanitaria pendiente de apertura es el Centro Hospitalario de Alta Resolución de Especialidades del Guadalhorce. El CHARE está terminado, pero no ha sido recepcionado aún por la Consejería de Salud. La historia de este hospital está plagada de obstáculos. Para tratar de agilizar el proceso, la Junta de Andalucía ha licitado el equipamiento del centro hospitalario. Se han presentado 159 empresas. Ahora deben estudiarse las ofertas y elegirse las mejores. El contrato de licitación es de 7,2 millones de euros; se pagará con fondos Feder.

Subestación eléctrica

Aparte, sigue sin resolverse el problema de una subestación eléctrica que suministre corriente al edificio. El coste de esa actuación es de dos millones de euros a sufragar por el Ayuntamiento de Cártama, pero este carece de la financiación necesaria para hacer ese desembolso. Más de cien mil habitantes de la comarca del Guadalhorce están a la espera de la apertura del hospital que, entre unas cuestiones y otras, acumula ya más de cinco años de demora y sigue sin saberse cuándo estará en uso.

Si los proyectos en ejecución padecen el peso de la crisis, los que estaban planificados, pero no se han empezado han quedado aplazados sine díe. En ese estado de parálisis se encuentran el macrohospital o 'nuevo Carlos Haya', los CHARES de Mijas y Estepona, el CARE de Torremolinos, los centros de salud de Fuengirola y Nerja y el consultorio de Torre de Benagalbón, entre otras infraestructuras sanitarias. «Debido a la actual coyuntura, las obras no empezadas quedarán pendientes para otro momento», afirmaron fuentes de la Delegación Provincial de Salud.

Ese argumento fue el que ya defendió a principios de este año la entonces consejera de Salud, María Jesús Montero (ahora al frente de la Consejería de Hacienda). «Las inversiones tienen que esperar», recalcó Montero en una intervención en el Parlamento andaluz. «No tengo pudor en decirlo: lo que teníamos que hacer en siete años tendremos ahora que hacerlo en diez; no he ocultado en ningún momento que el impacto de la crisis donde tiene un mayor grado de dureza es en las inversiones», apostilló Montero.

La paralización de proyectos ha cogido de lleno a los CHARES de Mijas (con una población prevista de 250.000 personas, incluyendo Fuengirola) y Estepona (más de 100.000 usuarios potenciales) y al Centro de Alta Resolución de Especialidades (CARE) de Torremolinos (cerca de 150.000 personas, ya que también se atenderá a pacientes de los centros de salud de Alhaurín de la Torre, Churriana y Puerta Blanca).

Las infraestructuras de atención primaria tampoco se libran de los retrasos por la falta de financiación. Así, no ha dinero ahora para ejecutar los centros de salud de Fuengirola y Nerja ni para el consultorio de Torre de Benagalbón. En este último caso, en las últimas semanas ha habido varias protestas sindicales y vecinales para reclamar su construcción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡ATENCIÓN¡¡¡
Los comentarios serán moderados. No se publicará ningún comentario que insulte, calumnie o injurie y que no tenga relación con el artículo.